¿Por Qué Tengo que Conocer el Poder de Su Nombre en el Mundo Espiritual?

Posted on Posted in EB

La Revelación de Su Glorioso Nombre

El más grande entre todos los nombres en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra, es el nombre de Jesús. De este título se deriva “todo poder”, lo que significa que es la máxima autoridad y que está por encima de toda potestad.

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Filipenses 2:9-11

No es suficiente oír la enseñanza sobre las características del nombre de Jesús, sino que se debe tener una genuina revelación de la “autoridad” que emana de su nombre, reconociéndola por convicción propia.

Al tener en la mente y en el corazón, tal convicción, tú estás exaltando su señorío. Mientras tanto los otros poderes de las tinieblas disminuyen; tanto en el área espiritual como física.

Es evidente que esta revelación viene directamente del Espíritu de Dios al espíritu del hombre, porque Él es el que revela toda verdad. Pablo recibió el testimonio de la autoridad que procede del nombre de Jesús, y así lo escribió en su carta a los Efesios:

…y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero… Efesios 1.19-21

Este pasaje habla por sí solo de su grandeza y autoridad. Sólo Jesús realizo una obra tan perfecta como es la salvación del hombre. El poder inherente y residente que hay en el nombre de Jesús, es el único que está por encima de todo nombre, no sólo en el tiempo presente, sino estará eternamente y para siempre por toda la eternidad.

David conoció en la soledad a Dios, como el más poderoso y excelso sobre todo poder. En el Salmo 89:8 David describe el poder de Dios y su gran dominio sobre todo lo creado. Dice que su poder hirió a Rahab, (nombre alegórico del gran dragón). También que el Salmo 24:10 exalta su grandeza diciendo:

¿Quién es este Rey de gloria? Jehová de los ejércitos, Él es el Rey de la gloria.

La frase “Rey de la gloria”, describe su alto grado de reconocimiento en las tres esferas espirituales, el cielo (hasta el tercer cielo), la tierra (todo lo creado) y debajo de la tierra (el infierno, el abismo y sus potestades).Tanto en las huestes angelicales como en las huestes de maldad, Él tiene un título que lo destaca sobre todo nombre creado. Nadie obtuvo un rango más alto en la guerra espiritual que Él; su nombre es el grado de autoridad que posee.

Amado lector, recuerda: de la misma esencia de Jehová, se manifestó (cuando llego el tiempo escogido) [Jeshúa] que significa “Jesús el Salvador”; para que se manifestara visiblemente (de lo que no se veía pero que ya existía).

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan 1:14

¡Es maravilloso reconocerlo! el poderoso nombre Jehová de los Ejércitos es similar al nombre de Jesús. Ahora opera con el mismo poder y autoridad de antes. A través del glorioso nombre de Jesús. El mismo apóstol Pablo escribe:

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra… Filipenses 2:9, 10

Jesús es el Mesías, el Ungido de Dios, el cual ahora es el general principal del ejército celestial en el mundo espiritual. Él es el supremo Comandante en Jefe. Jesucristo va al frente de los ejércitos celestiales y es el vencedor en esta batalla que se rige en los cielos:

Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y Él las regirá con vara de hierro y Él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Apocalipsis 19:14-16

Al creer en el poder que emana de su nombre tendrás una mayor:

  • Revelación de su poder
  • Capacidad de la grandeza de Dios
  • Convicción de tener el carácter de Dios
  • Posición de autoridad, tanto en el mundo físico como en el espiritual

Conociendo la Autoridad Máxima en el Mundo Espiritual

Nadie puede ostentar hacer guerra espiritual si no conoce en primer lugar:

  1. La máxima autoridad que tiene el nombre de Jesús.
  2. La autoridad que ha sido delegada en Cristo a la iglesia.
  3. El poder del Espíritu Santo operando dentro del creyente.

Cuando leemos en el Antiguo Testamento acerca de “Jehová de los Ejércitos”, en realidad se está refiriendo a dos nombres: Jehová, el nombre por excelencia que revela su esencia, (el que existe en sí mismo), y el gran Yo Soy.

Cuando en la Biblia se menciona el nombre de Dios “de los Ejércitos”, se refiere al ejército de los escuadrones del cielo. Este nombre es el más poderoso, ya que revela la máxima soberanía en el mundo espiritual sobre todo.

Por eso el nombre “Jehová de los Ejércitos” es nombre de poder en el mundo espiritual. En el antiguo arameo, se describe JEHOVÁ SEBAOT, [tsaba’] en la raíz hebrea; significa simplemente “huestes” y se refiere específicamente a: un ejército, (organizado), de ángeles, del sol, la luna y las estrellas, de toda la creación. También significa: guerra, servicio e ir a la guerra.

Estas dos ideas van juntas en el uso corriente del título Jehová (Señor, servicio) SEBAOT (ejército organizado en medio de la batalla). Por tanto, el nombre de Jehová (YHVH) es la manifestación de su autoridad en la guerra espiritual. El ejemplo más convincente referente al hombre fuerte de los enemigos de Israel, que confrontó y desafió con soberbia al ejército de Dios, se encuentra en 1 Samuel 17:45:

Otra manera de explicar 1 Samuel 17:45, de forma parafraseada, sería: Yo vengo a ti en el nombre del Señor Jehová, dueño de la casa del ejército organizado, dueño del ejército angelical, dueño del ejército del sol, la luna y las estrellas, dueño de la guerra y la batalla, el Elohim, el verdadero Dios del ejército y filas de Israel

¿Quién puede resistirse al General Máximo del más poderoso ejército celestial? Goliat siempre quedara pequeño delante de Jehová de los ejércitos.

Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.

El gigante Goliat vino con tres armas físicas (espada, lanza y jabalina), sin embargo, David vino con una sola (honda con piedra), acompañada con el poderoso nombre. Los demonios, potestades, principados y todo lo que se mueve en el mundo espiritual tiemblan: delante del poderoso

El Señor de los ejércitos es el ser más poderoso y el más grande nombre de guerra. Significa: El Dueño y Poderoso Dios de la guerra espiritual, el más poderoso guerrero en el universo entero. Aunque la lucha era física, detrás de ella, se movía la lucha espiritual en el campo de batalla. El gigante Goliat estaba respaldado por un principado territorial, que tenía atemorizados a los hijos de Israel.

Así es en el día de hoy cuando los hijos de Dios se enfrentan con los argumentos de los hijos rebeldes, o también con problemas financieros, otros con maldiciones de divorcios, pleitos familiares entre otros. Pocos son los que confrontan la situación correctamente porque no entienden lo que se mueve detrás de cada problema porque desconocen el cómo vencerlo.

Es bien importante que en cada victoria primeramente, la puedas visualizar en tu espíritu, restándole así poder al enemigo. La victoria la debes de ganar antes y tomarla por la fe. Debes de estar consciente que detrás de cada contienda, puede moverse un espíritu de falta de perdón, ira o frustración. Cuando se manifiestan constantemente los conflictos, debes de saber que detrás de estos están involucradas, maldiciones familiares, o maldiciones de hechicería, de enfermedades crónicas, maldiciones de ira, odio hasta maldiciones de divorcio. La lista puede ser más extensa.

No dejes de tener presente que para Dios no hay nada imposible, Jesucristo rompió toda maldición cuando murió en la cruz del calvario. (Para más información acerca de este tema le aconsejamos leer el libro de los autores José & Lidia Zapico. ” Detrás de la Iniquidad”)

Recibiendo en el secreto de Dios su poder.

La fe de David no creció en el mismo momento cuando estuvo frente a Goliat. La comenzó a ejercitar en la soledad, cuando pastoreaba las ovejas de su padre. Allí aprendió a confiar en Dios y no en sus fuerzas físicas. El ataque de los lobos y leones lo ejercitó para las confrontaciones futuras.

Poco a poco David fue comprendiendo el significado “del buen pastor” por su experiencia personal, cuando Dios mismo lo libro de la boca del león y le dio fuerzas para desgarrarlo. También entendió el amor de El hacia las ovejas, ya que el mismo se exponía día a día a la muerte por causa de ellas. Aprendió a confiar, adorar y a conocer a Jehová en la soledad de la noche. En cada victoria sentía que Dios lo estaba cuidando.

En 1 Crónicas 11:9 dice: Y David iba adelantando y creciendo, y Jehová de los ejércitos estaba con él.

¡No dejes que el enemigo te sorprenda!

¿Sabes cómo tú puedes adelantártele y sorprenderlo como David lo hizo?, venciéndolo en la soledad con Dios; en “el lugar secreto”. Allí es en donde se derrota al enemigo. En la soledad con Dios, está toda la instrucción divina necesaria para vencer.

Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo… Jeremías 23:22

¡Cuán necesario es estar en su lugar secreto!

Cuando llegues al frente de la batalla ya estará vencido tu Goliat.

Un corazón que conoce a Dios le adora en la intimidad y aprende a poner su confianza en la unción del poderoso Espíritu Santo. Por eso David cantaba y oraba: unges mi cabeza con aceite, mi copa está rebozando. Salmo 23:5.

Si la unción sobre la cabeza de David fue la que le dio las fuerzas para vencer al león físico, ¿cómo no recibiría la unción para vencer a su contrincante en la guerra?

Dios le permitió estar frente al gigante Goliat, porque ya estaba listo para vencerlo.

Recuerda: Antes de vencer a tus enemigos, Dios te capacitará (fuera de la escena) en el lugar secreto con Él.

Antes de vencer al gigante debes vencer tu propio león interior.

Tenemos de ejemplo a Sansón, (venció el joven león) aquel que se le atravesó en el camino, pero no pudo vencer su propio león interior (yo) llevándolo este, a la derrota; nada menos que por la mano de una mujer. Debes de tener claro que detrás de cada situación difícil que se te presenta en la vida, hay una activación espiritual. Si aprendes a vencer la batalla espiritual (la que no se ve) ganarás la batalla física (la que se ve).

Estudio sacado del libros Oración de Guerra en los Salmos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *